Certificaciones textiles

En la industria textil, las certificaciones son esenciales para garantizar la calidad y sostenibilidad de los productos. Estas certificaciones no solo benefician a los productores y consumidores, sino que también promueven prácticas responsables en toda la cadena de suministro.

A continuación, explicaremos las principales certificaciones textiles y su importancia.

Certificaciones textiles importantes

Global Organic Textile Standard (GOTS)


El Global Organic Textile Standard (GOTS) es una de las certificaciones más reconocidas a nivel mundial para la producción de productos textiles orgánicos. Esta certificación asegura que los textiles se produzcan de manera sostenible, respetando tanto el medio ambiente como las condiciones laborales.

Características principales de GOTS:

1. Uso de fibras orgánicas certificadas:

  • Los productos deben contener un mínimo de 70% de fibras orgánicas certificadas.
  • No se permite el uso de fibras de origen transgénico.

2. Restricciones en el uso de químicos:

  • Prohibición de sustancias tóxicas y nocivas durante el proceso de producción.
  • Estrictos controles sobre los productos químicos permitidos, garantizando que sean seguros para los trabajadores y el medio ambiente.

3. Criterios ambientales y sociales:

  • Control del uso del agua y la energía para minimizar el impacto ambiental.
  • Exigencias de condiciones laborales justas, incluyendo salarios dignos y un ambiente de trabajo seguro.

4. Trazabilidad y transparencia:

  • Requiere una trazabilidad completa desde la producción de la materia prima hasta el producto final.
  • Auditorías regulares para asegurar el cumplimiento de los estándares.

GOTS se aplica a todo el proceso de producción textil, desde la recolección de las fibras orgánicas, pasando por los procesos de hilado, tejido y confección, hasta el empaquetado final. Esto garantiza que cada etapa del proceso cumple con criterios estrictos de sostenibilidad y responsabilidad social.

OEKO-TEX Standard 100


OEKO-TEX Standard 100 es una certificación internacional que garantiza que los productos textiles están libres de sustancias nocivas para la salud humana.

Esta norma es administrada por la Asociación Internacional OEKO-TEX, un grupo de institutos de investigación independientes en Europa y Japón, dedicados a la investigación y pruebas en el campo de la ecología textil.

El proceso de certificación OEKO-TEX Standard 100 implica pruebas rigurosas en todas las etapas de producción textil, desde las materias primas hasta los productos finales, como hilos, tejidos y ropa.

Los productos certificados deben cumplir con criterios estrictos que aseguren la ausencia de sustancias químicas peligrosas, tales como:

1. Sustancias prohibidas: Comprobación de la ausencia de sustancias químicas que están prohibidas por ley, como ciertos colorantes azoicos, formaldehído, pentaclorofenol, cadmio, níquel, entre otros.

2. Sustancias reguladas: Evaluación de la conformidad con límites legales sobre sustancias químicas como pesticidas, metales pesados, ftalatos y compuestos orgánicos volátiles (COV).

3. Sustancias no reguladas: Análisis de la presencia de sustancias químicas que no están aún reguladas por la ley, pero que son consideradas dañinas para la salud, basadas en las investigaciones más recientes.

4. Parámetros de salud: Garantía de que los productos cumplen con altos estándares de seguridad para la salud humana, considerando factores como el pH de la piel y la solidez del color para evitar reacciones alérgicas y otras irritaciones.

Para obtener la certificación OEKO-TEX Standard 100, los productos deben ser sometidos a pruebas en laboratorios acreditados y deben cumplir con los estrictos límites establecidos para cada categoría de producto.

Los niveles de control son más rigurosos para los artículos que están en contacto directo con la piel, especialmente para productos destinados a bebés y niños pequeños.

La certificación OEKO-TEX Standard 100 se revisa anualmente, y las empresas deben renovar su certificación para asegurar que siguen cumpliendo con los estándares. Además, las inspecciones se realizan de manera aleatoria para garantizar la continua conformidad con los requisitos.

Global Recycled Standard (GRS)


El Global Recycled Standard (GRS) es una certificación internacional que establece requisitos para asegurar el contenido reciclado de los productos, así como prácticas sociales, ambientales y químicas responsables en su producción.

Diseñado para satisfacer las necesidades de las empresas que buscan verificar el contenido reciclado de sus productos y garantizar una producción sostenible, el GRS es administrado por Textile Exchange, una organización sin fines de lucro comprometida con la promoción de la sostenibilidad en la industria textil.

El GRS se aplica a toda la cadena de suministro y abarca desde la recolección de materiales reciclados hasta la producción final del producto.

Los principales objetivos del GRS son:

1. Asegurar el contenido reciclado: Verificar que los productos contengan la cantidad correcta de materiales reciclados. Los productos certificados deben contener al menos un 20% de materiales reciclados para ser considerados bajo el estándar GRS.

2. Trazabilidad: Garantizar la trazabilidad a lo largo de la cadena de suministro para asegurar que los materiales reciclados se manejen de manera adecuada en cada etapa de producción.

3. Requisitos ambientales: Establecer prácticas medioambientales responsables en las fábricas, incluyendo la gestión adecuada de residuos y la reducción de la huella ambiental.

4. Responsabilidad social: Asegurar condiciones de trabajo justas y seguras, y proteger los derechos de los trabajadores involucrados en la producción.

5. Restricciones químicas: Prohibir el uso de ciertos productos químicos peligrosos y asegurar el manejo adecuado de los productos químicos permitidos.

Las empresas que buscan la certificación GRS deben someterse a auditorías rigurosas realizadas por organismos de certificación acreditados. Estas auditorías evalúan el cumplimiento de los estándares en todas las etapas de la cadena de suministro, desde los recicladores de materiales hasta los fabricantes de productos finales.

Bluesign®


Bluesign® es un sistema de certificación y norma industrial que se centra en la sostenibilidad en la producción textil, garantizando que los productos se fabriquen de manera segura y respetuosa con el medio ambiente.

Fundado en Suiza en 2000, Bluesign® tiene como objetivo reducir el impacto ambiental y proteger a los consumidores y trabajadores a lo largo de toda la cadena de suministro textil.

El sistema Bluesign® aborda cinco principios clave:

1. Productividad de los recursos: Optimiza el uso de materiales y recursos naturales para minimizar el desperdicio y mejorar la eficiencia en la producción. Esto incluye la gestión responsable del agua y la energía.

2. Seguridad del consumidor: Garantiza que los productos textiles sean seguros para los usuarios finales, excluyendo el uso de sustancias químicas peligrosas y asegurando que los productos finales cumplan con las normas de seguridad más estrictas.

3. Seguridad laboral: Asegura condiciones de trabajo seguras y saludables para los trabajadores en la industria textil. Esto implica la implementación de buenas prácticas de salud y seguridad en todas las etapas de producción.

4. Emisiones al aire y al agua: Controla y minimiza las emisiones de sustancias nocivas al aire y al agua, promoviendo el uso de tecnologías limpias y procesos que reduzcan la contaminación.

5. Sustancias químicas: Evalúa y restringe el uso de sustancias químicas peligrosas en el proceso de producción, promoviendo alternativas más seguras y sostenibles.

Las empresas que deseen obtener la certificación Bluesign® deben someterse a una rigurosa auditoría y evaluación de sus procesos de producción.

Esto incluye la revisión de las materias primas, el uso de productos químicos, la eficiencia en el uso de recursos y las condiciones de trabajo. Solo aquellas empresas que cumplan con los estrictos criterios de Bluesign® pueden llevar el sello de certificación.

Bluesign® trabaja en estrecha colaboración con fabricantes, marcas y minoristas para fomentar la transparencia y la responsabilidad en la cadena de suministro textil.

Fair Trade Certified


Fair Trade Certified es una certificación internacional que promueve el comercio justo y sostenible, garantizando que los productos que llevan este sello han sido producidos bajo condiciones laborales y ambientales responsables.

Este sistema de certificación tiene como objetivo mejorar las condiciones de vida y trabajo de los productores y trabajadores en países en desarrollo, así como fomentar prácticas agrícolas y de producción sostenibles.

Los principales principios de Fair Trade Certified son:

1. Condiciones de trabajo justas: Asegurar que los trabajadores reciban salarios justos, tengan acceso a condiciones laborales seguras y dignas, y que se respeten sus derechos. Esto incluye la prohibición del trabajo infantil y forzado.

2. Precios mínimos garantizados: Establecer un precio mínimo para los productos certificados que cubra los costos de producción y proporcione una vida digna para los productores. Esto protege a los agricultores contra las fluctuaciones del mercado y asegura que reciban una compensación justa.

3. Prima de comercio justo: Los compradores de productos Fair Trade Certified pagan una prima adicional que se invierte en proyectos comunitarios y de desarrollo. Estas inversiones pueden ser en educación, atención médica, infraestructura, o en la mejora de las prácticas agrícolas.

4. Prácticas agrícolas sostenibles: Promover técnicas de cultivo y producción que sean ambientalmente sostenibles y que protejan la biodiversidad. Esto incluye la gestión responsable de los recursos naturales y la reducción del uso de productos químicos peligrosos.

5. Transparencia y trazabilidad: Garantizar que los productos Fair Trade Certified sean rastreables a lo largo de toda la cadena de suministro, asegurando que se cumplan los estándares de comercio justo en cada etapa de la producción y comercialización.

6. Empoderamiento de las comunidades: Fomentar la organización y el empoderamiento de los productores y trabajadores, promoviendo su participación activa en la toma de decisiones y en la mejora continua de sus condiciones de vida y trabajo.

Fair Trade Certified se aplica a una amplia variedad de productos, incluyendo café, cacao, té, frutas, textiles, y artesanías, entre otros. Los consumidores que eligen productos con esta certificación contribuyen directamente a mejorar las condiciones de vida de los productores y a promover un comercio más justo y sostenible.

Cradle to Cradle Certified


Cradle to Cradle Certified™ es una certificación internacional que evalúa la sostenibilidad de productos y materiales a lo largo de todo su ciclo de vida, desde su creación hasta su reciclaje o reutilización.

Desarrollada por el Cradle to Cradle Products Innovation Institute, esta certificación se basa en los principios de la economía circular, promoviendo productos que sean seguros para las personas y el medio ambiente y que puedan ser completamente reciclados o compostados.

Los productos Cradle to Cradle Certified™ se evalúan en cinco categorías clave:

1. Salud de los materiales: Esta categoría asegura que los materiales utilizados en la producción del producto sean seguros para la salud humana y el medio ambiente. Se evalúa la toxicidad de todos los ingredientes y se fomenta el uso de materiales no peligrosos.

2. Reutilización de materiales: Evalúa la capacidad del producto para ser reciclado o compostado al final de su vida útil. El objetivo es diseñar productos que puedan ser descompuestos y reutilizados sin generar residuos.

3. Energía renovable y gestión del carbono: Promueve el uso de energías renovables en la producción y la reducción de la huella de carbono. Se incentiva a las empresas a utilizar fuentes de energía limpia y a minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero.

4. Gestión del agua: Fomenta el uso responsable y eficiente del agua en los procesos de producción. Se valoran las prácticas que protegen y conservan los recursos hídricos, asegurando que el agua utilizada no contamine el medio ambiente.

5. Equidad social: Asegura que las prácticas empresariales respeten los derechos humanos y laborales, promoviendo condiciones de trabajo justas y equitativas a lo largo de toda la cadena de suministro. Esto incluye la implementación de políticas que apoyen la diversidad, la equidad y la inclusión.

La certificación Cradle to Cradle Certified™ se otorga en cinco niveles: Básico, Bronce, Plata, Oro y Platino, dependiendo del desempeño del producto en cada una de las categorías mencionadas. Los productos deben ser reevaluados cada dos años para asegurar el cumplimiento continuo con los estándares de la certificación.

Importancia de las certificaciones para los consumidores

Las certificaciones textiles influyen en las decisiones de compra al proporcionar:

  • Garantía de calidad: Aseguran que los productos cumplen con altos estándares.
  • Sostenibilidad: Promueven prácticas responsables y ecológicas.
  • Transparencia: Ofrecen información clara sobre la procedencia y fabricación de los productos.

Los consumidores buscan cada vez más productos certificados para asegurarse de que sus compras son responsables y sostenibles.

Conclusión

Las certificaciones textiles son fundamentales para garantizar la calidad y sostenibilidad en la industria. Desde GOTS hasta Cradle to Cradle, cada certificación aporta beneficios específicos que promueven prácticas responsables.

Invitamos a los fabricantes y consumidores a apoyar y buscar productos certificados para contribuir a un futuro más sostenible y equitativo en la industria textil.

 


También te puede interesar:

 

Opiniones de los usuarios

Cargando...